Proyectos

La comunidad de vecinos que cuanto más consume más ahorra

Como cada mes de Enero, hemos analizado los resultados económicos en una de nuestras comunidades de propietarios preferidas; han pasado ya tres años desde que se cambió la calefacción con una propuesta que en aquel momento no era nada convencional:

 

Pasar de gasoil a aerotermia

 

En 2015, esta comunidad de propietarios de Madrid evaluó diferentes opciones para renovar su viejo sistema de calefacción central: una caldera de gasoil de los años 70. Averías frecuentes, mantenimiento carísimo, confort desigual e insuficiente, suciedad por todas partes… Ya no era una situación sostenible.

Lo convencional, lo que proponía la empresa de mantenimiento y varios consultores, era Gas Natural. Pero surgió una alternativa, gracias a la colaboración, ilusión y juego de equipo entre varios propietarios y unos profesionales nada conformistas. Se estaba gestando lo que hoy es Energy Flow Concept y su forma de trabajar: hacer números basados en el tipo de edificio, la forma de habitarlo y las instalaciones existentes más allá de la caldera. ¿Cuál fue la conclusión?

Opción Gas Natural

  • Potencia Instalada: 160 kW
  • Inversión inicial: 80.465 €
  • Consumo estimado: 13.200 €/año en hipótesis de uso 24 horas (con una inflación del 3% anual)
  • Producción de energía propuesta: 10 horas/día
  • Financiación a 10 años
  • Amortización en 20 años
  • Impacto ambiental: emisiones de CO2 y NOx

Opción bomba de calor de Aerotermia

  • Potencia Instalada: 68 kW
  • Inversión inicial: 61.710 €
  • Consumo estimado: 10.500 €/año (con una inflación del 3% anual)
  • Producción de energía: 24 horas/día
  • Financiación a 5 años
  • Amortización en 8 años
  • Impacto ambiental: Sin emisiones de CO2 ni NOx en la ciudad.

Los vecinos apostaron por una tecnología sin referencias en el entorno pero atractiva desde la perspectiva triple balance: económico, social y ambiental. Pero, ¿cómo fue realmente?

 

Evaluamos su evolución respecto a las previsiones iniciales

 

Como contamos en el post tras el segundo año, estamos comparando el consumo estimado con el real. En el análisis del tercer año, se ha observado un aumento de consumo energético del 27% derivado de la llegada de nuevos vecinos con niños pequeños y de un invierno más frío en 2017/2018 que el año anterior. Circunstancias comprensibles en una comunidad de propietarios que está creciendo.

Con el aumento de demanda energética, la aerotermia ha demostrado ser más eficaz. Dado que el gas y el gasoil son menos eficientes y que el precio del Gasoil ha subido también en los últimos 18 meses, el consumo energético actual hubiera tenido un mayor impacto en la factura. Por tanto, este aumento en el consumo del edificio ha mejorado aún más la rentabilidad de la inversión, haciendo que el periodo de amortización, estimado inicialmente en 8 años, se haya situado en 6. ¡Un aumento del consumo del 27% mejora la amortización un 25% en un año! 

El primer año el sistema funcionó y ahorró un 43%. El segundo, tras analizar los resultados y ajustar el sistema, el ahorro llegó al 46%, aumentando la rentablidad. En el año tres, el aumento del consumo nos muestra que en otra opción la factura hubiera repercutido más, en definitiva, la previsión inicial vuelve a mejorar: el ahorro acumulado es del 48% y como decíamos, la rentabilidad y el período de amortización mejoran.

Nos encanta observar como la previsión no para de mejorar y que cada año se acorta el retorno de la inversión de los vecinos. Tal vez, en tres años podrán bajar las cuotas de la comunidad por primera vez la finca o acometer otras inversiones. En definitiva, la apuesta de esta comunidad no solo ha mejorado el bienestar de los vecinos, también ha detectado rentabilidades ocultas que están ahora en manos de los propietarios.

Combinación de estrategias

 

Cuando nos contratan en un edificio, evaluamos las alternativas de inversión priorizándolas por su impacto triple balance. Las distribuimos a medio plazo de forma que cada año haya ahorros y aprendizajes, que cada año podamos plantear otras inversiones para un resultado cada vez más confortable, rentable y limpio. Eso es triple balance y sirva esta comunidad para evidenciar como el servicio dedicado y la compenetración con los vecinos y propietarios inequívocamente revaloriza la propiedad y mejora las relaciones entre propietarios y con los profesionales.

En esta calefacción central el confort y el consumo están personalizados gracias el uso de válvulas termostáticas y calorímetros, que permite a los vecinos establecer cada estancia al confort que busque durante todo el invierno. Cuanto más personaliza este confort cada vecino menos paga él y menos pagan su sus vecinos.

Los vecinos podrán invertir los ahorros a partir del año 6 en aislamiento de fachada o en generación de electricidad fotovoltaica y eólica para seguir revalorizando la finca año tras año. Podrán reducir:

  • Su coste: ahora que las placas son más económicas y la legislación es cada vez más favorable.
  • Su término de potencia en el contrato eléctrico: el «peaje» por la potencia contratada. 

¿Alguna pega? Bueno, si. Hay que considerar, que la aerotermia utiliza gas refrigerante R410A , que en caso de fuga tiene efecto invernadero. Es necesario contar con un mantenimiento profesional para asegurar que no se escape un gramo de gas de su circuito estanco.

Si quieres conocer más sobre este caso, comenta al pie del post o preguntanos por los detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *