Servicios

¿Con qué tipo de caldera ahorro más?

Comparativa energética a 5 / 10 / 15 / 20 años

 

Es un hecho que la mayoría de las instalaciones son ineficientes, por diseño, uso y mantenimiento. Por tanto, antes de afrontar una reforma importante, o una obra nueva, es imprescindible:

  • Analizar la demanda de energía del edifico, su ubicación, orientación, ocupación, instalaciones y forma de vivir en el mismo mediante un estudio del mínimo energético.
  • Optimizar el sistema (si es una instalación existente) para dimensionar adecuadamente la demanda real y el consumo del sistema presente y futuro.
Opciones tecnológicas posibles para producir energía

Una vez identificados los elementos menos eficientes o fiables de un sistema, y optimizado el sistema, realizamos simulaciones dirigidas a confeccionar un Plan Director de bienestar (personal, económico y ambiental) consistente en:

  1. Proyectar los costes del ciclo de vida de todas las posibles tecnologías para que los propietarios puedan reducir incertidumbres, elegir.
  2. Invertir paso a paso, año a año, para generar rentabilidades incrementales, generar ahorro y tomar decisiones cada vez más basadas en la realidad del funcionamiento de la instalación.
  3. En todo momento, ajustar el sistema y sus contratos asociados (energía, mantenimiento) para integrarlo de forma óptima al edificio y sus vecinos. Lo llamamos garantía de bienestar, un servicio complementario al mantenimiento físico de los equipos, que define la manera de usar, mantener y gestionar las instalaciones de manera rentable.

Mediante este ajuste y aprendizaje constante, el consumidor está seguro de que no está invirtiendo ni un euro más en energía de lo que necesita para garantizar su confort. El sistema habrá revelado sus rentabilidades ocultas, y será óptimo en cuanto a su sostenibilidad económica y ambiental.

comparativa de calefacción

En este caso, un sistema de agua caliente sanitaria central en una comunidad de propietarios de Madrid, la bomba de calor ahorraría 140.874 € en 15 años. La rentabilidad de la inversión, incluyendo los consumos, es del 9,26% anual respecto a mantener la caldera actual. La segunda mejor opción (gas natural) obtendría en las mismas condiciones una rentabilidad del 5,87%.

Puedes empezar a ahorrar YA con la calefacción existente

En ocasiones es necesaria una reforma importante que implique cambiar la caldera, pero otras veces basta con cambiar pequeños detalles. Todo depende del estado actual de las instalaciones.

Independientemente de cuándo se haga una reforma, podemos empezar a ajustar el sistema existente para ahorrar y evaluar riesgos latentes, mediante:

  • Un seguimiento del consumo y confort durante un año probando diferentes formas de uso.
  • La evaluación de los contratos de suministro y protocolos de uso y mantenimiento.

Este proceso, además, nos ayuda a dimensionar el futuro sistema desde el conocimiento real de instalación, el edificio y sus habitantes. Actuamos desde la información real, no a partir de hipótesis generalizadoras.

Si crees que pagas demasiado por tu calefacción, el confort es desigual o genera problemas entre los vecinos, tu caldera es anterior de 2001 o está fallando, cuéntanoslo y descubriremos juntos cuál es el sistema más favorable para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *