Tecnología

Cálculo autoconsumo

En el último post analizamos las estupendas oportunidades que brinda el Real Decreto 244/2019 sobre autoconsumo energético. Las ventajas de producir energía en tu edificio están claras:

  1. Consumiremos energía renovable, sostenible en el largo plazo.
  2. Producimos electricidad directamente, eludiendo la polución del aire con CO2 y NOX durante el proceso de generación de energía convencional.
  3. Consumimos in situ, somos más eficientes al evitar el 10% de energía perdida en la red de distribución.
  4. Abaratamos la energía para todos, al reducir la demanda en la red.
  5. Somos más resilientes, al reducir los recursos que necesitamos del exterior.
  6. Mandamos un mensaje poderoso, a otros consumidores y al mercado, sobre cómo queremos consumir.
  7. Obtenemos rentabilidad triple balance, en definitiva: social, económica y ambiental.

Estamos ante una magnífica oportunidad para dar forma a un nuevo modelo energético. Uno en el que se rentabilice la inversión del consumidor, no sólo la de la empresa que le vende la energía o las placas de fotovoltaica. Cómo nos gusta decir en Energy Flow Concept:

Hagámoslo posible, hagamos números.

 

La rentabilidad de estas instalaciones es variable en función de muchos factores, por eso es importante estudiar en profundidad tres datos:

  1. Capacidad potencial de producción de Fotovoltaica y mini eólica en el edificio o terreno. A nosotros nos gusta empezar por instalar una estación meteorológica en el edificio, para minimizar el riesgo de equivocarnos en las previsiones.
  2. Estudiar al detalle las curvas de consumo del cliente, evaluar inversiones complementarias para alinear ambas curvas, producción y consumo. Optimizar la rentabilidad personalizando al máximo. Para esto, es imprescindible la implicación del consultor y el consumidor. Cada hora invertida se traducirá en éxito para ambos.
  3. Complementar ese estudio con las diferentes modalidades de autoconsumo que el Real Decreto actual permite. Para esto… bueno, toca desgranar las particularidades de la normativa.

Imaginemos que ya hemos resuelto los puntos 1 y 2. Sabemos qué energía vamos a producir y consumir. Ahora, toca estudiar cuánto podríamos rentabilizar la inversión cuando compartamos la inversión.

Imaginamos dos consumidoras, Helena y Carla, que comparten un tejado y quieren invertir conjuntamente.

Existen dos posibilidades:

  • Compartir la instalación
  • Intercambiar la energía

Consideramos los precios actuales de electricidad para Helena y Carla:

  • Compra de la red: 0,14 €/kWh
  • Vertido a la red: 0,04 €/kWh
  • Autoconsumo: 0,00 €/kWh

Estos números son estimativos debido a la poca trayectoria y posicionamiento de las distribuidoras energéticas sobre sus tarifas. Deberíamos además añadir el impuesto de la energía (5,113%) y el IVA (21%). Aún así, son suficientemente precisos para que los tomemos de referencia para nuestros casos teóricos.

calculo autoconsumo

 

Compartir la instalación

Suponemos que Helena y Carla comparten una instalación de fotovoltaica. Al dar de alta la instalación deben informar a su comercializadora de energía del porcentaje de propiedad que cada una tiene de la instalación. Este porcentaje es importante adaptarlo al consumo de cada una que aparece en las facturas, o que prevén consumir en los siguientes años. En este caso las dos consumidoras van a partes iguales, y el porcentaje es el 50%.

A una cierta hora, la instalación de autoconsumo generará 5 kWh, es decir, 2,5 kWh «son de cada una de ellas».

En ese mismo tiempo, Helena consume 1 kWh y Carla consume 3 kWh (4 kWh en total). Es decir, a Helena le sobran 1,5 kWh, y a Carla le faltan 0,5 kWh.

A la red de distribución se vierte 1,0 kWh, ya que es lo que sobra de todo el sistema. Es decir, 0,5kWh «son de cada consumidora» para la comercializadora.

Helena vierte a la red 0,5 kWh por lo que cobra 0,02 €.

En cambio, Carla vierte a la red 0,5 kWh pero también se considera que toma 0,5 kWh. Del vertido le pagan 0,02 € pero de lo tomado 0,07 €.

Al final entre las dos pagan 0,03€. Helena y Carla reciben el valor de estos excedentes, bien como titulares de la instalación que vende a la red, o bien por compensación simplificada de excedentes, dónde cada mes se hace balance de la energía vertida y la tomada de la red.

Carla, consumiendo más, se beneficia del ahorro de Helena. Por esta razón es importante ajustar en un principio los porcentajes de la propiedad de la instalación de autoconsumo a los consumos de cada vecino.

Como el consumo puede variar a lo largo del tiempo se puede desarrollar otra fórmula más flexible: intercambiar energía.

 

Intercambiar la energía

En este caso Helena es la única propietaria de la instalación y Carla le compra cuando le sobra producción. Se fija un precio que se negocia entre el de la venta a la red 0,04 €/kWh y los 0,14 €/kWh de la compra a la red, por ejemplo 0,10 €/kWh. En este caso, al ver la instalación como una caja negra para la comercializadora, se evita un reparto en porcentaje que a lo mejor no es justo.

Para esto, no puede haber simultáneamente entradas y salidas. Una vez que se cumple esa condición con cualquier regla, con cualquier modo de reparto, internamente se puede hacer lo que quieras para encajarlo al gusto. Cada uno tiene su comercializadora, luego puedes tener acuerdos privados en los cuales se considere la información de los contadores internos.

Este sistema es alegal, para hacerlo de modo formal, Helena tendría que constituirse como una comercializadora.

estudio autoconsumo
Estudio de autoconsumo realizado en una vivienda del Sur de España. Junio 2019

 

Coste final

Del resultante del cálculo en la factura se añade el 5,11% de impuesto sobre la energía y el 21% de IVA.

  • Compra de la red: 0,14 €/kWh > 0,1780 €/kWh
  • Vertido a la red: 0,04 €/kWh > 0,0508 €/kWh
  • Autoconsumo: 0,00 €/kWh

Queda de manifiesto que lo más rentable es interactuar lo mínimo posible con la red:

  • Buscando que la generación y el consumo sea lo más próximas posibles, conociendo el mínimo energético que necesita tu hogar.
  • Almacenando toda la energía excedente en baterías térmicas y eléctricas. Una batería térmica puede ser un depósito de agua, que mantiene la energía de una manera más prolongada que las baterías a día de hoy. El consumo de calefacción y agua caliente suponen entre el 58% y el 74% en una vivienda española (fuente IDAE Proyecto SPAHAUSEC, 2011).

 

Con estos números en mente y el estudio previo de la curva de proucción y consumo potenciales, podremos saber cómo de rentable es esta inversión para nosotros.

Si tienes dudas sobre cómo calcular un reparto o un intercambio, no dudes en contarnos tu caso y te ayudaremos a plantearlo de una forma eficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *